Baronesa P. 2018

« Más que un homenaje, este vino es como un legado, el fruto del encuentro entre los terruños chilenos, el saber hacer de nuestra sociedad familiar y una personalidad carismática. Si tuviera que definir Baronesa P. en 3 palabras, estas serían: exigencia, elegancia y esplendor.

La exigencia es una de las premisas de nuestra familia desde hace generaciones. Y la elaboración de Baronesa P. está basada en esta misma exigencia. La elegancia es el sello distintivo tanto de la botella como del vino. Y el esplendor se desprende de su personalidad. »

Philippe Sereys de Rothschild,
Presidente-Director General de Baron Philippe de Rothschild S.A.

Baronesa P. es una selección de nuestros mejores micros terroirs, que se ha logrado durante largos años con la experiencia y conocimiento de nuestros suelos y viñedos, pero también con la ayuda de la tecnología como por ejemplo el uso de medición de Electroconductividad del suelo. Con los largos años y con los resultados de vinificación, hemos logrado afinar nuestra selección para crear este cuvée en homenaje a la Baronesa Philippine de Rothschild.

Ecusson Baronesa P. Chili vin

Cosecha

5 de abril a 15 de mayo

Variedad

76% Cabernet Sauvignon

9% Carmenere

5,5% Petit Verdot

5% Cabernet Franc

4,5% Syrah

Crianza

14 meses en barricas de roble francés, 65 % nuevas, y 35 % de 1 año

Potencial de guarda

De 10 a 15 años

NOTAS DE CATA

El color es intenso rubí profundo, con reflejos violeta. El aroma intenso y potente nariz abriéndose sobre notas de pequeñas frutas negras dominado por las moras, casis, y cerezas negras evolucionado hacia notas especies como pimienta negra, mezcladas con sutiles aromas de Cedro, vainilla, caramelo y avellana tostada que provienen de su crianza en barricas.

El ataque en boca es potente y complejo, el paladar denso y con buen volumen se apoya en una estructura tánica elegante y con gran madurez. La mitad de boca es muy equilibrada con un frescor natural que ayuda a revelar una expresión aromática compleja mezclando elegantemente las notas de arándano silvestre, de moras con las notas de especias orientales de pimienta de Sichuan y con un toque de toffee. El final largo denso y equilibrado, está marcado por la persistencia de aromas a pequeños frutos negros y el regreso de las notas pimentadas y almendras tostadas.
Este final muy persistente combinando powerfull y elegancia traduce de un gran potencial de guarda.

CATA DE VINO CON EMMANUEL RIFFAUD,

Chief Winemarker, Baron Philippe de Rothschild Chile

El Clima para Cabernet Sauvignon, Cabernet Franc y Syrah presenta un tipo mediterráneo con gran influencia del aire frio que desciende desde la cordillera de los Andes durante la noche y refresca el valle durante todo el año, especialmente durante la época de verano. Esto genera una gran oscilación térmica entre el día y la noche, característica fantástica para la maduración de los Cabernet y Syrah. Para Carmenere y Petit Verdot un clima igualmente mediterráneo, pero con un promedio de temperaturas de 1°C más alto que para los Cabernets y Syrah, que permiten alcanzar una óptima madurez de cada variedad.

Para Cabernet Sauvignon, Cabernet Franc y Syrah, es un suelo aluvial, equilibrado compuesto por gravas, limoso-arcilloso-arenoso hasta limoso-arcilloso, con la presencia de la roca madre de una profundidad de 3, 0 metros de profundidad con viñedos plantados en 1997, 2003 y 2009. Para Carmenere y Petit Verdot son suelos arcillosos, profundos, con viñedos plantados en 1998, que potencian una estructura de taninos suaves y elegantes.

Vinas Baonesa P. red wine Chile Escudo Rojo

CLIMATOGRAFIA, CONDICIONES DE COSECHA

La añada 2018 gozó de unas condiciones climatológicas especialmente excepcionales en todo el ciclo de la viña. Una pluviometría baja (entre un 25 y un 30 % menor frente a la media de las últimas 8 añadas), pero bien distribuida, en un 75 % en época invernal generando importantes reservas hídricas, adecuadas para el desarrollo del ciclo vegetativo. Además de una perfecta simbiosis entre condiciones cálidas y secas, y quizás más frescas durante las fases más importantes de este mismo ciclo, favorecieron la obtención de una madurez óptima de las uvas tanto a nivel aromático como fenólico, lo que permitió iniciar la cosecha en el momento oportuno.

La vendimia de Cabernet Franc comenzó el 5 de abril y la de Syrah el 9 de abril. Después, se logró alcanzar el perfecto equilibrio entre madurez aromática y fenólica de las Cabernets Sauvignon, que se recolectaron entre el 19 y el 26 de abril. Gracias a un clima equilibrado que se mantuvo en el tiempo, la vendimia pudo extenderse en el mes de mayo hasta la última recolecta de las Carmeneres del 2 al 5 de mayo y de Petit Verdot los días 14 y 15 de mayo.

Una pluviometría por debajo de lo normal y una temperatura media por encima de la media, perfectamente distribuidos ambos factores durante el ciclo vegetativo, fueron los elementos determinantes para la obtención del excepcional equilibrio en este 2018.

Encontramos una identidad chilena muy marcada, en especial, en la expresión de la nota afrutada que, asociada a unos pasos por boca concentrados, confiere complejidad, riqueza y refleja toda la personalidad de los terruños. 2018, una añada con un excelente potencial de guarda que se inscribe dentro de las mejores añadas chilenas.

Ecusson Baronesa P. Chili vin