Terroir

Escudo Rojo cobra vida en el Valle de Maipo, en pleno corazón histórico del viñedo chileno.

Escudo Rojo cobra vida en el Valle de Maipo, en pleno corazón histórico del viñedo chileno.

Con una longitud de 80 kilómetros por 35 kilómetros de ancho, se extiende por cerca de 12.200 hectáreas y es travesada por dos ríos: el Maipo y el Mapocho. Los suelos están constituidos principalmente por aluviones con un subsuelo formado por gravas de piedra, arena y algunas arcillas.

El río Maipo templa el clima y evita las heladas invernales, así como el frío y el exceso de calor durante la primavera. El invierno es frío y poco lluvioso y la primavera es seca, cálida y muy luminosa, con una diferencia térmica entre el día y la noche de 18 a 20° C, especialmente propicia para la calidad de las uvas.

Este valle se caracteriza por una tasa de humedad baja y una insolación importante, lo que le confiere unas condiciones ideales para el cultivo de la viña y para obtener unas uvas con una perfecta madurez, requisito primordial para la producción de grandes vinos.