Chile
Baron Philippe de Rothschild, Maipo Chile
Santiago

El viñedo

Una rigurosa selección de parcelas

Para cada uno de sus vinos, Baron Philippe de Rothschild Maipo Chile selecciona las mejores parcelas en los valles más famosos de Chile con el fin de ofrecer vinos de gran calidad combinando siempre finura y carácter. La regularidad de los suministros, así como la calidad constante de los vinos también están garantizadas por contratos a largo plazo con los viticultores locales, particularmente más al sur, en el Valle de Rapel.

 

Para asegurar el total control de la calidad de las uvas, Baron Philippe de Rothschild Maipo Chile ha implementado un riguroso protocolo de selección de parcelas. Cada una ellas se pone a prueba durante un período de tres años con el fin de validar su potencial cualitativo antes de integrarla en la producción de Escudo Rojo.

 

Viñedo y uvas bajo alto control

En todas las parcelas destinadas a la producción de Escudo Rojo, los trabajos de poda de la viña, de despunte, de deshojado y de vendimia en verde están a cargo de un ingeniero agrónomo francés que establece objetivos muy precisos en cuanto a rendimiento, concentración y calidad de las uvas. El seguimiento de la madurez de las uvas y la determinación de la fecha óptima de cosecha para cada parcela, son objeto de un protocolo de evaluación aplicado por Emmanuel Riffaud, el enólogo de la empresa.

 

Las vendimias son totalmente manuales. Cosechadas en pequeñas cajas de 10 kilos con el fin de preservar la integridad de la fruta, las uvas son sometidas a dos procesos de selección antes de ingresar a la bodega: una selección manual sobre mesa y una segunda selección después del despalillado.

Las uvas son sometidas a una doble selección. Esta técnica, muy poco utilizada, incluso en los viñedos más prestigiosos, demuestra la gran ambición de calidad de Escudo Rojo.

Las instalaciones técnicas

Vinificación “a la bordelesa”

Escudo Rojo es objeto de vinificaciones tradicionales “a la bordelesa” con el fin de obtener una buena extracción del color y de la materia preservando al mismo tiempo los aromas de frutas.

 

Escudo Rojo presenta un armonioso equilibrio entre frescura, afrutado, notas de madera, sensación de amplitud en boca y una buena capacidad de envejecimiento. Para tal efecto, la crianza de sus diferentes cosechas se realiza en parte en barricas y en parte en cubas de acero inoxidable. Al final de su crianza, los vinos se aclaran con clara de huevo y se filtran.

El arte del ensamblaje

Al combinar sutilmente el “estilo” Baron Philippe de Rothschild (finura y elegancia) con el “carácter” chileno (densidad y notas especiadas), Escudo Rojo da origen a vinos elegantes y característicos. Esta sutil combinación se manifiesta año tras año con un vino redondo, complejo, revelando una hermosa extracción de la fruta.

 

La riqueza de este gran vino de ensamblaje radica en la mezcla de cepas provenientes de nuestro propio viñedo.

 

Además de su gran vino de ensamblaje, Escudo Rojo cuenta con una nueva linea de vinos de cepas, Carmenere, Syrah, Cabernet Sauvignon, Chardonnay y Sauvignon Blanc y un vino rosé. Toda la gama ha sido trabajada con el fin de expresar una tipicidad única, ilustrando la expresión de un terroir.

La proporción de cada cepa en el ensamblaje final de Escudo Rojo varía ligeramente cada año, con el fin de obtener los vinos más cualitativos y expresivos.

La opinión del enólogo